Es necesario ocuparme la boca, es necesario, es necesario.

La angustia oral es lo que mata.

Los días lacrimosos de María de las Flores Pútridas. La cacería sinsentido que halla su excusa en los más disparatados delirios místicos.

Yo-puedo-ver.

Una declaración de conocimiento.

¿Una declaración de guerra? ¿Amor?

Una declaración antes de proceder a actuar.

Soy un monstruo. Yo lo digo, el muerto lo dice, el papel lo dice, María lo grita a los cuatro vientos. Soy un monstruo.

María es una lepra que se me pegó y no quiero que te toque.

Soy los efectos del cóctel diario de psicofármacos. Soy una corrida de urgencia al hospital cada semana. Soy una angustia angustiante, un daño dañino, il morto qui parla.

Me vuelvo borrosa. No quiero que me veas borrosa, no quiero que me veas derrotada, patética, inmersa en una cacería que no tiene sentido para vos.

Me castigo por haberte dejado ir al cine esa noche. En el fondo sé que esto no es más que un autocastigo elaboradísimo.

Demasiados medicamentos. El insomnio es un estado del ser. Demasiado ocultarse. No puedo protegerte. Estos brazos truncos, estos brazos truncos no pueden protegerte. Estas manos no logran bendecirte, no logran perdonarte.

Me hiero sistemáticamente.

La psicóloga dice: cura de sueño.

La psiquiatra dice: internación.

WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Pin It on Pinterest