Cuando no me atendes el telefono, yo sé que es porque sos un obse de mierda y lo dejas en la mesita de luz y te vas a la otra punta de la casa y no lo podes escuchar.

De todas formas, he detectado el siguiente patrón:

– Aumento de la ansiedad.

– Hablar para organizar el día pasa a ser trascendental.

– Apreto las mandíbulas.

– Doy vueltas, ordeno, vuelvo a llamar.

– Pienso en dejarte (¿Otra vez en esta situación de dependencia con un tipo, Pola?).

No sos vos, soy yo.

Posta.

WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Pin It on Pinterest