La llama ebrio, dice qué la pasa a buscar.

Una hora más tarde la llama más ebrio y dice que mejor se encuentren en algún lugar intermedio.

Dos horas más tarde la llama extremadamente ebrio y le dice que se encuentran en el bar.

-¿No es esto poderosamente irritante?-

Pola dice: Mejor me acuesto, Perro, para lo que tardas en decidirte me dio sueño.

Pola sé mete en la cama con un libro, pero no se puede concentrar. Intenta dormir. En su cabeza el fastidio, crece, se retuerce, se convierte en mil escenas del  pasado donde fue malamada.

Son las tres de la mañana.

Hijo de mil putas.

Se levanta.

Corpiño, musculosa, jean, borcegos.

Delineador.

Vereda anónima.

Cigarrillo.

Taxi.

En la vereda del bar, furiosa, prende otro cigarrillo. La puerta está abierta de par en par y dentro, en la barra, el Perro, borracho, intenta mantener el equilibrio mientras molesta a una chica sentada en una banqueta con cara de “estoy a instantes de golpear a este imbécil”.

Pola saca el celular, marca el número del Perro. Lo ve buscar torpemente el celular en sus bolsillos.

“Hola princesa, ¿Qué haces?”

“Hola Perro, te veo.”

El Perro mira a su alrededor hasta dar con la silueta de Pola en la vereda. Se ríe y camina a los tumbos hacia ella.

Dice: “¡Ponete celosa! ¡Cagala a piñas!” ,mientras trata de besarla.

Pola sé lo saca de encima y entra al bar, se sienta al lado de la chica. El Perro la sigue.

Se ríe y dice : ¿Qué vas a hacer?

-Queres jugar con nosotras, Perro-

Pola dice: Hago lo que las princesitas europeas hacemos, anda a tomar birra con tus amigos y dejame en paz.

Pola mira a la chica.

Pola dice: Te estaba molestando.

“si, es un idiota, no para de decirme que soy una zorra es un pesado de mierda”

Pola dice: si, es mi novio.

¿Enserio? Perdon, pero es un desastre, no te ofendas pero mereces algo mejor”

Pola dice: No quiero algo mejor, esta va por mi cuenta por las molestias.

Hace señas para que les traigan dos cervezas.

El Perro sigue divertido con la situación y le pide una para él también. Pola lo ignora.

Pola conversa con la chica mientras el Perro hace quién sabe que con sus amigos. Cuando sale a fumar un cigarrillo lo encuentra dormido en un escalón de la vereda. Se sienta al lado, saca un libro de su mochila y se pone a leer. Llegan amigos del Perro y lo despiertan.

Pola lo sube a un taxi, los bajan.

Pola lo sube a un colectivo, el Perro no tiene con que pagar su pasaje.

Finalmente llegan a la casa del Perro, entran a la pieza y el se desploma en la cama.

Pola le saca los borcegos, se para con los brazos en la cintura y lo mira.

Perro dice: ¿Estás enojada?

Pola dice: ¿Qué te parece?

Perro dice: Mostrame las tetitas y te escribo un poema.

Pola sé levanta la remera.

¡Oh!, de verdad me tuviste en la palma de tu mano.

WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Pin It on Pinterest