En el jardín estaba enamorada de un nene rubio que siempre tenía los labios babosos. Me imaginaba cóḿo se sentiría esa superficie patinosa en mis labios. Era exacto como mi abuela, la Seductora, me dijo que me gustaban los chicos: rubios y de ojos azules.

-Como los príncipes, Polita –

Un día, le dije que quería ser su novia. Me dijo que le gustaba otra nena, una que tenía el pelo largo.

-Como las princesas, Polita –

Pero a mi papá le gustaba como me quedaba el pelo carré. Una y otra vez me llevaba arrastrando a la peluquería para cortarme el pelo.

-¿Qué es esta historia de complacer a todos los hombres?-

Si al final siempre fuiste una guerrera, no tuviste otra opción.

Ahora tengo el pelo de Juana de Arco.

El cráneo expuesto.

Una criatura de ojos muertos que no tiene nada que perder, porque nada le importa. Ni tus alfileres en su corazón, ni los brazos hechos jirones. Sigue su paso firme sobre el camino de grava, sin siquiera preguntarse a dónde va.

En qué espectro espeluznante me he convertido.

Pero ahora, también, mi momento más poderoso.

-Media sonrisa de Pola –

 

WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Pin It on Pinterest