Observo aburrida la comida durante el almuerzo. Mi madre no para de hablar sobre el casamiento de mi prima el mes que viene. Mi padre y mi hermano la escuchan con un poco de fastidio y aportan algunos monosílabos a la conversación. Un pensamiento se me escapa de entre los labios por descuido: “No entiendo cómo funciona eso de casarse con un hombre”.

Mi hermano se ríe. Mi padre me lanza una mirada de desaprobación. Mi madre levanta las cejas.

Dice: Primero son amigos, después novios, después se casan, es lo normal.

-Lo normal-

Mi madre continúa con lo del casamiento de la prima: que nos vamos a poner, que le vamos a regalar, donde lo va a hacer.

Pola piensa.

Fuerte.

Primero amigos.

Después novios.

Después se casan.

Lo normal. Como mi prima. No puede ser tan difícil.

Wen es mi amigo.

-Wen acariciando la cabeza de María-

Dulce e inofensivo Wen. “¿No se separó de María de las Flores Pútridas la semana pasada? Siempre se separan. Siempre vuelven”.

Wen se ve bastante normal. Wen se ve tan familiar y confortable. Wen siempre me amó en silencio.

Mientras mi cabeza evalúa las variables, mi madre ya está levantando la mesa.

“¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Qué me aburra en dos semanas y lo deje?”

Me voy a mi cuarto y marco el número de Wen.

Digo: ¿Te reconciliaste con la imbécil de María?

Dice: no

Digo: bueno entonces ahora sos mi novio.

Wen permanece unos segundos en silencio, luego dice: bueno.

Cuelgo el teléfono. Siento adrenalina en el cuerpo.

¿Qué es lo peor que puede pasar?

WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Pin It on Pinterest