Wen era lo único que me ataba al mundo.

Como un globo de helio al que soltaron, mi cabeza vuela por lugares muy lejos de la realidad.

La realidad era Wen.

Me lo merezco. Me lo merezco por los dientes, por la demencia de la cacería. Porque fui la hiedra seductora asfixiando a Wen. Sé que merezco este campo arrasado, estos brazos hechos jirones.

Y me enfurezco.

Si no puedo ser parte del mundo, seré entonces un monstruo y devoraré lo único que queda por devorar en este campo arrasado.

Sólo yo quedo en pie en este campo arrasado.

Un pie después del otro.

La grava.

Alguien tiene que-

Un campo.

 

WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Pin It on Pinterest