Salgo de la ducha y me siento en el escritorio. En una ventana de mi monitor el Perro dice: hola.

En mi pecho una sensación de expansión que de alguna manera me hace hervir el vientre. Algo comienza a crecer en el campo arrasado, esto es: el comienzo de la vida.

Crecen mis dientes.

Yo quiero salir a la caza del búfalo.

Desnuda, me inclino sobre el monitor.

Muerdo mi labio inferior mientras me cuenta una historia extraña sobre ascensores que sé que voy a interrumpir porque nada es más interesante que la cacería.

Lentamente tipeo: “Anoche yo quería comerte la boca a besos, pero me acabo de separar y estoy jodida”.

Escribe.

Borra.

Escribe.

Borra.

Sonrío.

Escribo: No puedo besarte hasta que entiendas que algún día voy a volver con Wen y voy a casarme con él porque ese es mi destino.

-Siempre te decís las mismas mentiras, Pola-

Dice: No soy de los que se casan.

Digo: Lo sé, pero yo soy una princesa, las princesas nos casamos.

Dice: Besame a mi, casate con quien quieras.

Así como así, cede el control.

Un pacto con la bestia.

Una sensación cálida en el vientre.

El viernes voy a ir a su casa a besarlo.

Comienzo a pasar crema por mis piernas, ya puede contarme todo acerca de los ascensores.

WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Pin It on Pinterest